PROYECTO PERSONAL

Esta semana estuve leyendo sobre la necesidad que tenemos de descubrir nuestro propósito o meta en la vida, a qué nos queremos dedicar, como queremos distribuir nuestro tiempo, nuestra actividad. Esta reflexión que parece sencilla no lo es. Debemos pararnos a reflexionar, encontrar momentos para analizar, valorar o recapitular lo vivido para ver lo que queda por hacer o lo que se puede mejorar, personal y profesionalmente. Debemos ordenar por prioridades los asuntos pendientes, tratando de diseñar planes y establecer fechas para su materialización y, claro está hacerlos efectivos.

A veces cuando nos visualizamos con 50 , 60…pues cada vez vamos a tener que estar trabajando con más edad, descubrimos que no estamos en el camino para llegar  donde queremos estar. Y ojo, que el tiempo es oro y debemos aprender a usarlo óptimamente. Debemos aprender a gestionar nuestra energía. Hemos de situarnos en nuestro camino, evolucionar y realizar cambios en el trayecto. Los cambios son buenos nos ayudan a avanzar. Normalmente se relacionan los cambios con la pérdida de algo y por tanto con sufrimiento. Sin embargo es la única constante en la vida. Debemos hacer todos los cambios que deseamos: personales, profesionales, pero nunca por considerar que no está bien lo que hacíamos antes, pues era parte del camino que debíamos vivir.

La palabra clave es CONFIAR, en nosotros mismos en la vida, en los que nos rodean(bueno, en casi todos). Cuando no nos resistimos a los cambios y los aceptamos, descubrimos que son siempre para bien, que nos enseñan algo que debemos aprender: tener paciencia, tesón,disciplina diplomacia, osadía, altruismo… lo que a cada uno  nos falta, o nos sobra, como el egoísmo, egocentrismo…etcétera.

Pero para ello debemos tener una actitud de apertura, pues como ya comenté, la ACTITUD es todo. Los pensamientos, las actitudes son los que arreglan lo que necesitamos cambiar.

Pues bien, en RRHH debemos contribuir  a desarrollar capacidades, competencias, descubrir talentos, en conclusión a desarrollar personas, permitir que tengan su evolución a través del trabajo y así contribuir a su fin o propósito como personas. Pero para esto se necesitan organizaciones más sociales, en las que el centro sea la persona y no sólo beneficios económicos, que al fin y al cabo se logran a través de  las personas, del desarrollo de estas.

Anuncios

INTELIGENCIA EMOCIONAL

Estuve el otro día en una sesión de outdoor training y además de descubrirme y sorprenderme (no soy tan….como pienso) un poco más a mi misma, me gustó pues me hizo cavilar sobre la importancia del autoconocimiento para lo cual aunque no nos lo contara es básico la autoobservación. Pararnos un poco cada día y reflexionar para evitar que sea la vida la que pasa por encima nuestra. Esto, en general, se hace poco y por ello nos sorprendemos a nosotros mismos.Las relaciones sirven para conocernos y las utilizamos inconscientemente para experimentar y construir lo que realmente somos. Pero podemos ser espectadores de lo que acontece o bien participar y hacer en función de lo que acontece y así hacernos más conscientes. Las relaciones van y vienen y duran lo que tienen que durar y para mi un objetivo de las relaciones es descubrirme, pero para ello es necesario la autoobservación. Las relaciones son como espejos, al relacionarnos con otros vamos descubriendo partes de nosotros mismos. El otro, normalmente, actúa como un espejo y si observamos podemos ver aspectos de nosotros mismos que desconocemos, por eso, cuando algo nos molesta de los demás, lo solemos tener nosotros. Esto también sucede en positivo. Nosotros determinamos lo que nos viene de los demás con nuestra actitud.

Pues bien, una vez que avanzamos en el autoconocimiento de nuestras fortalezas y debilidades, tanto a nivel personal como profesional, ya que insisto, no creo que se pueda separar ambas facetas, sólo entonces podemos controlarlas y desarrollarlas y así lograr la eficiencia y porque no la excelencia.

La trascendencia del autoconocimiento queda también patente cuando se analizan las competencias de la inteligencia emocional. Son cinco. La primera: Conocimiento de uno mismo, de sus emociones y me remito a todo lo disertado ya. La segunda: Capacidad de controlar las emociones, incluso un estado anímico. Debemos ser conscientes de nuestros pensamientos, nuestra actitud, ya que estos son los que permiten los cambios. Todo lo que sucede primero fue un pensamiento. La actitud es todo, no importa la situación que tengamos que vivir, incluidas las crisis de todo tipo. Cuando dejamos de quejarnos producir actitudes positivas y soluciones. Además las quejas envejecen, todo mejora cuando nos quejamos menos. La tercera: Capacidad de motivarse a uno mismo y a los demás, cualidad fundamental en un líder. Como dije en mi primera intervención debemos generar entusiasmos, en nosotros mismos y en los demás, sin entusiasmo no hay capacidad de esfuerzo. Si no existe entusiasmo aparece la frustración. La desesperanza viene por el trabajo a medio hacer. Por ello la clave del éxito son la paciencia, la constancia y la dedicación. Y es duro, el camino es duro, pero, al menos para mi, muy gratificante. He aprendido a relajarme y aceptar lo que me encuentro en el camino(especialmente esta semana), tomarlo como oportunidades para continuar aprendiendo, creciendo. La clave de los sueños es intentarlos y enriquecernos en ese camino, no lograrlos. Los momentos de desesperanza cada vez me duran menos. Pienso que los obstáculos son por algo, cada vez creo más firmemente que no existe la casualidad. Cuantas más cosas hago, más ganas tengo y con más energía me encuentro. Y también lo veo en los demás: cuantas menos cosas hace la gente, menos energía tienen. La cuarta: Reconocimiento de las emociones ajenas. Empatía, esa capacidad para conectarnos a los demás, compartir sus sentimientos, sus ideas, responder a sus necesidades y lograr así que el otro se sienta bien. Pero para ello es importante no emitir juicios. Y ahí es donde más fallan los líderes, no se dan cuenta que te puedes ganar a los demás reconociendo sus emociones, teniendo en cuenta sus necesidades y estados de ánimos. Pero claro, eso sería ya una empresa muy “social” y eso aún escasea. Pero sin esta habilidad no se pueden establecer vínculos ni relaciones sociales en el seno de las organizaciones. Y quinta y última: Control de las relaciones. Se refiere a la habilidad para relacionarnos convenientemente con las emociones de los demás. Y en este punto, creo que los directivos se olvidan o directamente, no se enteran, de las oportunidades que tienen las redes sociales. Tenemos instinto gregario, esa tendencia a estar en grupo es continuamente desaprovechada en las organizaciones. Pero además yo añadiría, que debemos aprender(al menos yo) a agruparnos sin separarnos de otros. No de forma excluyente. Los grupos deben tener su espacio y todos cabemos en ese gran espacio que son las redes sociales.Los nuevos espacios de comunicación: blog,tweets y redes sociales están impactando Y LO QUE QUEDA en las organizaciones. No podemos seguir utilizando las mismas herramientas del siglo pasado. Pero esto da para mucho y es meternos en otras cuestiones que ya serán objeto de otro blog, pues me propuse no ser muy espesa.

ESENCIA

Creo que la primera entrada con contenido que voy a escribir debe incluir el principal motivo que me ha movido a crear este blog y ha sido la esperanza y el entusiasmo que me mueve para ir cambiando la concepción actual de lo que son las organizaciones y los valores que prevalecen en éstas ya que son los valores de nuestra sociedad en general, pues me planteo qué tipo de sociedad, entorno le estamos dejando a nuestras futuras generaciones, donde les tocará desenvolverse con sus principios y creencias.Deseo que nuestros hijos trabajen en empresas sociales, donde además de los beneficios sean importantes las personas, los verdaderos tesoros de las organizaciones y en los que más se debe invertir. Estoy formándome en la gestión por competencias y lo que más me gusta es que pone el acento en las personas, en su formación para poder extraer el talento que hay en todas. Las competencias son comportamientos que se necesitan para un  desempeño bueno o excelente de determinados trabajos o actividades y en determinada situación y para ello se requiere distintos elementos.

Estos son: saber, es decir conocimientos que lógicamente se adquieren a través de la formación, de ahí que sea tan importante que las empresas inviertan en formación. Es inversión en el futuro, crecimiento, descubrimiento de talentos que proporcionan ventajas competitivas, todo una fuente de nuevas posibilidades.

Saber hacer, son las habilidades que permiten poner en práctica los conocimientos, luego sin conocimientos no se posibilitan estas habilidades y no voy a ser recalcitrante con la envergadura que tiene la formación. Pero además de conocimientos y habilidades de carácter técnico también de carácter social y emocional, que son los que van  a conformar nuestros valores y creencias. En muchas ocasiones las cuestiones personales provocan bloqueos a nivel profesional, por ello creo firmemente que no se puede separar el plano personal y profesional, de modo que la faceta personal puede impedir que seamos buenos profesionales. No nos podemos dividir y de ahí el título de mi blog. ¿Cómo vamos a ser maravillosos profesionales si a nivel personal somos más malos que un dolor?. Por este motivo creo que la formación ha de ser muy abierta y abarcar el nivel personal y en este punto debo mencionar  el coaching que también incluye una formación a nivel personal. A veces esta formación la da el transcurso de la vida, pero no todo el mundo absorbe de igual manera las vivencias que esta nos proporciona.

Saber estar: este depende de los valores, creencias y actitudes que tengamos, los cuales favorecen o dificultan determinados comportamientos. Lógicamente este saber estar viene determinado por los anteriores saber y saber hacer, de ahí que nunca debamos dejar de formarnos.

Querer hacer: comprende los aspectos motivacionales de los que dependen que una persona quiera o no quiera realizar los comportamientos propios de la competencia. Y esto tiene mucha enjundia pues el esfuerzo depende del entusiasmo. Hay que generar ENTUSIASMO, pues es un círculo vicioso: sin entusiasmo no hay esfuerzo. El entusiasmo el la clave par no sentir el fracaso. El quid de los sueños es intentarlos, no lograrlos.Solamente alimentando nuestros sueños se pueden realizar. No debemos olvidar que los errores son buenos, pues nos permiten aprender. Además cuando se logra algo ala primera no se valora igual. De ahí que el entusiasmo sea la llave de todo.

Y poder hacer: son las potencialidades de la persona, es decir, son los factores relacionados con la capacidad personal en su interacción con el entorno y por ello es importante el grado en que el contexto facilita o no la ejecución de las competencias. Y todos contribuimos a crear ese contexto, ese entorno permisivo o limitativo. De ahí, como apuntaba al principio, que me planteo el tipo de sociedad con sus valores que estamos forjando para nuestros hijos.

Pues bien, todos estos elementos y lo que ellos implican son los que conforman la COMPETENCIA, las cuales constituyen la base, el centro para la elaboración de los perfiles de los puestos de trabajo; el reclutamiento, selección y formación; evaluación de rendimiento; definición de la política salarial y sistemas de recompensa; definición de los planes de carrera y otros conceptos que constituyen el ENFOQUE DE COMPETENCIAS en la Gestión de Recursos Humanos. Es evidente que las competencias tienen un carácter personal, y por ello es importante enriquecerse profesionalmente, pues también lo estamos haciendo a título personal y en definitiva nos permite crecer.

Por tanto, mi sueño es posible y además conveniente, una empresa más social, donde el individuo sea el valor más importante, pues sólo a través de este es posible  que las organizaciones sean más competitivas, productivas y eficientes. Ya se que es un momento difícil, pero en las dificultades es cuando el fuerte se fortalece y el débil se debilita, por ello si una empresa quiere asegurar su permanencia, tener un futuro debe ir cambiando  el chip y cambiar al enfoque de competencias y ahí va una buena frase: LOCURA ES SEGUIR HACIENDO LO MISMO Y ESPERAR RESULTADOS DIFERENTES.

Y como no quiero ser pesada aquí dejo mi primer articulo. Espero que os guste.