LOS NUEVOS LÍDERES.

Esta semana he conocido a alguien absolutamente fantástico e inspirador que me ha removido de todo y después de tiempo estudiando teorías sobre motivación, grupos eficaces, liderazgo… me ha hecho unir muchos puntos sobre éstas, sobre lo que últimamente estoy leyendo y estudiando y bueno  también fruto de la reflexión que tanto me gusta y necesito hacer, pues al fin y al cabo estamos aquí para ser felices.

Esta entrada trata sobre la demanda de auténticos líderes que hoy tienen las organizaciones. En el mundo laboral, especialmente las personas que dirigen un equipo humano, hacen suposiciones sobre las razones por las que trabajan los empleados, qué le motiva a tener un comportamiento orientado a una meta.

Haciendo un recorrida desde Taylor que consideraba que el dinero era el factor fundamental de motivación, o Elton Mayo que destacó la importancia de las relaciones humanas y los grupos en la consecución de los objetivos de la organización, me quedo sin embargo con las teorías de Wroom sobre las expectativas de la dificultad que conlleva el esfuerzo y la probabilidad de alcanzar la meta propuesta, así como la teoría de Harper y Lynch basada en el necesario equilibrio que debe existir entre las contribuciones y compensaciones de los empleados así como la comparación social que se produce entre sus esfuerzos y recompensas con las de sus compañeros. ¡Y como se olvidan estas teorías archiconocidas por todos!

Como se puede olvidar algo tan básico como las EXPECTATIVAS de los empleados. Una de las mayores causas de sufrimientos son las expectativas, siempre estamos esperando resultados, especialmente en ámbito laboral. Pensamos y hacemos para obtener algo, no existe el altruismo en el mundo laboral. Siempre estamos buscando el reconocimiento( y me remito a lo expuesto sobre sistema retributivo), esperamos afecto y amor. Incluso en nuestras relaciones personales esperamos que el otro nos complemente en lugar de buscar a alguien con quien simplemente compartir. Pero centrándonos en el ámbito laboral, tenemos expectativas en cualquier relación laboral y cuando no se cumplen intentamos incluso cambiar a los demás, actuando sobre el otro para que cambie sus contribuciones, o desprestigiando sus tareas(mobbing), minorando nuestros esfuerzos, aumentando el absentismo y un largo etcétera, la cuestión es que se empeora el clima laboral.

Por todo ello y por la situación actual de crisis, el papel hoy del líder ha cambiado, han de ser animadores, generadores de entusiamo. Yo insisto en que es la clave de todo, del éxito profesional y personal. Si no se crece  personalmente no se puede crecer profesionalmente. Pero además el líder debe transmitir el hacer las cosas más allá del compromiso. El líder debe saber estimular el optimismo para lograr ideas fértiles que puedan ser el origen de proyectos útiles. Debe lograr que todos aporten a la empresa, que trabajen de forma colaborativa y conseguir extraer el talento de los empleados y que éstos se esfuercen en ser excelentes, sólo así conseguirá que la organización perdure y crezca.

Como recoge Ken Blanchard, un buen líder debe lograr que toda la organización piense de forma positiva, generar esperanza. Sin esperanza, sin entusiasmo, no hay capacidad de esfuerzo. En el mundo empresarial se ha de querer a la gente pues para ser feliz o lograr éxitos debemos amar. Si quieres, ayudas y potencias a tus empleados, los harás crecer. Estos no necesitan tanto control u órdenes, sino consejos. Cuando se da confianza y libertad a los empleados, éstos responden, en caso contrario, se tratará de alguien del que se debe prescindir. Pero además el buen líder debe compartir lo que aprende, pues ya sabemos que la mejor manera de aprender es enseñar a los demás.

Los empleados para dar lo mejor de sí mismos necesitan sentirse cómodos, sentir que son libres para pensar y actuar y donde el error es parte del aprendizaje, pues como siempre digo lo importante es aprender durante el camino, pues en él se pueden abrir nuevas puertas. No hemos de perder nunca la capacidad de entusiasmo. Para ello es determinante el hecho de cumplir  lo mejor que se pueda con nuestras obligaciones, ya sea como estudiante, emplead@s, esposa, madre, amiga, hija o cualquier papel de los muchos que desempeñamos. Intento tener mi conciencia en paz por hacer las cosas lo mejor que puedo con los recursos que cuento y con mis circunstancias. Para mí ahí se encuentra la esencia de mis objetivos para este año(los cuales recuerdo cada día): PACIENCIA, DIPLOMACIA Y TACTO, todo un derroche para mi. Y mis armas para lograrlos: fe y constancia. Por eso tengo siempre tan presente el esfuerzo al que nutro a base de entusiasmo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: